Pasan las temporadas y Messi es un portento goleador que no tiene fin. Ha marcado 20 dianas en 28 encuentros contra el vecino barcelonés: 18 en Liga y dos en Copa del Rey. Pero ahora que es líder y Pichichi, su siguiente objetivo es marcar un gol a Buffon en el estreno de la liguilla Champions. Ha batido a 123 porteros pero nunca al legendario meta de la Juventus.

 

Messi, que recogerá antes de Navidad la cuarta Bota de Oro de su carrera, mantiene el olfato goleador de la temporada pasada y lidera indiscutiblemente el fútbol del Barcelona de Ernesto Valverde. En cinco partidos oficiales, el Txingurri ha probado otros tantos sistemas de juego siempre con la prioridad de acercar a Messi a las posiciones de peligro. Leo se lo guista, se lo come, se merienda y se lo cena todo. Le da igual el número de rivales que tenga enfrente, él los superas como si fuese fácil.