El Sevilla, inferior en muchas fases del partido al Liverpool, se trajo un empate de oro del monumental Anfield en su estreno en la Champions League. En grandes tramos del partido parecía una quimera lograrlo, el Liverpool era superior, pero el Sevilla ha acabado mejor el partido y ha tenido ocasión para llevarse los tres puntos a 30 segundos para el final.

 

Con un despliegue físico comandado por un excelente Wijnaldum, el Liverpool acumuló una llegada tras otra para someter al Sevilla a un tormento. Aunque Ben Yedder tardó apenas cuatro minutos en silenciar Anfield en la primera posesión que tuvo el equipo hispalense, el Sevilla fue un juguete en manos del Liverpool.  Ahí el partido se volvió sin un dominador claro, pero el Sevilla poco a poco se fue estirando y tuvo las ocasiones para ganar.